Skip to main content
Logotipo del Progreso de la educación
Logotipo del Progreso de la educación
es

Tema
Equidad

Se han visto avances en todo el mundo en cuanto a la paridad de género en la educación, pero aun así solo dos de cada tres países han logrado la paridad de género en la educación primaria, uno de cada dos en el primer ciclo de secundaria y uno de cada cuatro en el segundo ciclo de secundaria.

Progreso de la educación

Meta para 2030

Índice de paridad de riqueza de 1.0 para la finalización del segundo ciclo de secundaria

El deseo de no dejar a nadie atrás atañe a todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y se menciona explícitamente en la quinta meta del objetivo de educación, el ODS 4. Se trata de asegurar que los responsables políticos den prioridad a ayudar primero a los más rezagados.

Para poder verificar que se estén cerrando las brechas educativas, necesitamos datos desglosados por ingresos, género, edad, raza, origen étnico, situación migratoria, discapacidad, ubicación geográfica y otras características pertinentes para los contextos nacionales, que provienen de encuestas de hogares.

Desde 2010, la Base de Datos sobre la Desigualdad Mundial en la Educación Base de Datos sobre la Desigualdad Mundial en la Educación utiliza encuestas de hogares para mostrar cuán amplias son las brechas educativas en los distintos países. En este artículo se resumen algunos de los hechos y tendencias clave de la desigualdad en la educación, mientras que ciertos aspectos adicionales se abordan en el artículo sobre financiación.

Género

En el gráfico a continuación se abordan las disparidades en materia de educación entre diversos grupos, como las niñas y los niños, o los más pobres y los más ricos, para cuyo cálculo se emplea un parity index .

Aunque se celebre con poca frecuencia, la gender parity  ha mejorado de forma continua en la última generación. Las niñas y las mujeres jóvenes de muchas partes del mundo, por lo general las más ricas, superan en número a los niños y los hombres jóvenes en las escuelas y universidades.

En el mundo, el progreso hacia la paridad de género no es homogéneo

Toda línea que pase por debajo de la zona sombreada en gris muestra que la cantidad de niños u hombres jóvenes matriculados es superior a la de las niñas.

En África Subsahariana, en la educación terciaria todavía hay solo siete mujeres jóvenes por cada diez hombres jóvenes.

Asia central y meridional, donde las niñas se habían quedado muy atrás en 1990, ya han alcanzado la paridad de género en el primer ciclo de la educación secundaria y los niveles superiores, sobre todo gracias a los espectaculares progresos realizados en la India. Esto ha llevado a la región a superar a África Subsahariana en términos de progreso en la educación secundaria y superior.

En el plano mundial, son grandes los avances conseguidos desde el año 2000, y ahora hay el mismo número de niños y niñas en la escuela. Sin embargo, si se desciende al nivel nacional se descubren brechas persistentes; así pues, solo dos de cada tres países han logrado la paridad en la educación primaria, uno de cada dos en el primer ciclo de la educación secundaria, y uno de cada cuatro en el segundo ciclo de la educación secundaria.

La proporción de países con una gran disparidad en detrimento de las niñas se ha reducido a la mitad desde 2000, pero sigue siendo del 7% en la educación primaria, el 12% en el primer ciclo de la educación secundaria, y el 16% en el segundo ciclo de la educación secundaria.

No debemos olvidar a los chicos cuando hablamos de igualdad de género. Si bien es menos común que los países tengan una gran disparidad en detrimento de los chicos en la educación primaria y el primer ciclo de secundaria, las desigualdades son mucho más comunes en el segundo ciclo de secundaria y los niveles superiores, con una tendencia que se estanca o empeora.

Muchos países deben alcanzar todavía la paridad en la educación secundaria

En este gráfico, cuanto mayor y más oscura es la parte azul de la barra, son más los países con más niños que niñas sin escolarizar. Cuanto mayor y más oscura es la parte verde de la barra, son más los países con más niñas que niños sin escolarizar.

En la educación terciaria, por ejemplo, dos tercios de los países presentan profundas disparidades en detrimento de los chicos, una situación que empeora con el tiempo.

Riqueza

En general, las disparidades en materia de educación entre niñas y niños no son tan grandes como entre las zonas rurales y urbanas, y entre los ricos y pobres, según revelan las encuestas de hogares.

En Laos, por ejemplo, mientras que el 96% de los más ricos cursa educación primaria, entre los más pobres el porcentaje es solo del 28%. En Nigeria, el 94% de los más ricos recibe educación del primer ciclo de secundaria, pero este es el caso únicamente para el 22% de los más pobres.

Los más pobres no tienen prácticamente ninguna oportunidad de recibir educación terciaria en los países de ingresos bajos y medianos

Los puntos rojos muestran qué porcentaje de niños o jóvenes más pobres van a la escuela, en comparación con los más ricos, que se muestran en violeta. Puede cambiar el nivel de educación de primaria a primer ciclo de secundaria y niveles superiores en la parte superior del gráfico.

En la educación terciaria, las brechas son mayores en los países de ingresos medianos. En El Salvador, por ejemplo, un país de bajos ingresos, el 51% de los más ricos, pero menos del 2% de los más pobres, cursó alguna modalidad de estudios postsecundarios.

En Mongolia, los porcentajes respectivos eran del 70% y el 10%.

Es aún más revelador observar la forma en que cambian las brechas a medida que los niños prosiguen sus estudios.

El examen a continuación de las brechas de gender gaps en Yemen demuestra hasta qué punto las niñas abandonan la escuela cuanto mayor es el nivel de educación.

Por otra parte, seleccionar la riqueza pone de manifiesto cómo se acumulan las brechas a lo largo de la trayectoria educativa en detrimento de los más pobres, ya que muy pocos de este grupo prosiguen después del segundo ciclo de secundaria.

La disparidad en materia de educación aumenta a medida que los niños avanzan en el sistema

Rara vez un niño pertenece a una sola categoría, lo que significa que es crucial considerar también la forma en que las características individuales, como el sexo, interactúan con otras, como la riqueza, tal como se hace en la siguiente figura.

En África Subsahariana, las brechas entre los más pobres y los más ricos se ensanchan a lo largo de la trayectoria educativa, ya que por cada 100 niños, menos de 10 de las niñas más pobres, frente a 90 de las más ricas reciben educación terciaria.

IEn Asia oriental y sudoriental, en cambio, los puntos suben y se alejan de la línea gris porque las brechas entre los géneros van en detrimento de los niños más pobres. En el nivel de educación terciaria, las niñas más ricas solo tienen alrededor de una cuarta parte más de probabilidades de cursar estudios que sus compañeros varones, pero las niñas más pobres tienen una probabilidad casi ocho veces mayor.

Entre los más pobres, las brechas de género se ensanchan a medida que las chicas avanzan en el sistema educativo.

Conclusión

Existen niveles inaceptables de desigualdad en la educación entre países y entre grupos dentro de un mismo país. Es indispensable contar con datos desglosados de alta calidad para formular estrategias apropiadas que permitan reducir estas desigualdades y, en última instancia, no dejar a nadie atrás en nuestro empeño por alcanzar el ODS 4.

Contenidos relacionados

  • Worldwide Inequalities Database on Education (WIDE)
  • Still left behind – Save the Children
  • Building Bridges for Gender Equality – GEM Gender Report 2019
Tema anterior
Acceso
Próximo tema
Aprendizaje
Education Progress